Google+ Followers

martes, 20 de marzo de 2018

¡Vacunar no es una opción!


Estar expuesto en forma constante a tanta información y a tantas versiones de una misma situación, a muchas personas las hace cometer errores de los que después se pueden arrepentir durante mucho tiempo.

Tantas noticias sobre los sobre los pros  y contras de medicamentos, tratamientos y sobre todo de vacunas, hacen que nuestra lógica se pierda en ese mar de datos y optemos por tomar a veces las decisiones equivocadas.

Esto creo yo, es lo que ha pasado, con esos padres que piensa que al no vacunar están protegiendo a sus hijos, porque no creo que ningún papa lo haga con otro fin.

Si es cierto que a algunos niños, no a TODOS, ciertas vacunas les pueden ocasionar algunas problemáticas, más que por la sustancia en sí, es por qué pueden ser alérgicos a algunos de sus componentes (como la de la influenza que esta contra-indicada a personas con reacciones a la proteína del huevo), pero  ello, no significa que a todos les suceda igual.

Esto viene al caso por la presencia de tres casos de sarampión en el país, uno podría pensar, por Dios pero tres no significan nada, pero si lo vemos fríamente, esto es una señal de alarma.
Porque para que estos tres casos llegaran al hospital, utilizaron un transporte masivo, caro como es un vuelo, pero masivo, pasaron por aeropuerto, transporte terrestre, familia, amigos y finalmente especialistas.

Con cuantas personas piensan ustedes que pudieron estar en contacto, en los días de incubación del virus que es de 8 a 12 días, de esta enfermedad altamente contagiosa que se propaga fácilmente con tan solo estornudar en la cara de otra persona como muchas personas lo hacen sin ningún reparo.

Y es que de acuerdo al sitio MedicinaPlus, la taza de contagio es tan alta que llega al 90% de las personas que fueron expuestos a los infectados si estos no fueron VACUNADOS.
Es por ello que tenemos que hacer conciencia de que las vacunas son de aplicación obligatoria en los niños, para mí, es quererlos menos no aplicárselas e incluso creo yo se puede acusar de negligencia a los padres.

Los brotes aquí  y en otros países, han sido propagados por personas que al viajar entre un país y otro, están exponiendo a sus hijos y a sí mismos a adquirir cualquier enfermedad ya erradicada en sus países.
No es ninguna coincidencia que cuando se viaja a determinados países, se pida que el turista tenga puestas ya vacunas contra determinadas enfermedades, aun cuando en su país de origen no existan.

Tal vez una medida de salud en estos días sería, que antes de dejar salir o entrar a alguien al país, se le pidan su cartilla de vacunación en el caso de los mexicanos y una constancia de las mismas para extranjeros.

Por este motivo #lasmommybloggers los invitamos a participar en esta campaña que procura hacer conciencia sobre la importancia de las vacunas, #YoSíVacuno