Google+ Followers

viernes, 30 de septiembre de 2016

Pintando con Art & Sip


Pocos eventos conjugan tanta diversión, aprendizaje y una actividad relajante como el que vivimos hace unos días con el equipo que dirige Rimmel London en México. Con la idea de darnos a conocer todos sus lanzamientos para este otoño.
Reunieron a un grupo pequeño de medios y nos invitaron a pintar, si lo leyeron bien, pintar. Yo asistí gustosa sin tener muy claro que iba a pasar.

La dirección no era un lugar común para eventos, pero como periodista y ahora blogger siempre soy materia dispuesta para participar en las actividades de la marcas que me invitan.

A diferencia de lo que es mi costumbre, de llegar en punto a la cita, en esta ocasión llegue un poco más tarde, así que el estudio de pintura ya estaba casi completo con compañeras que al igual que yo estaban dispuestas a vivir una experiencia muy motivadora.

Y todas como estudiantes de artes plásticas, a los pocos minutos, iniciamos lo que serían las dos horas más entretenidas, en silencio y totalmente concentradas que hemos pasado juntas.

Ante un lienzo en blanco  y un bold con pinturas, una baguette y una mimosa con la que brindamos,  iniciamos esta aventura.
El encargado de guiarnos por este camino fue el maestro, Alan Islas quien es artista creativo de Art & Sip y con bombo y platillo nos anuncio que realizaríamos un paisaje londinense.
Fue entonces cuando yo pensé: ahora si no como lograrlo, yo no conozco Londres, me hubiera sido más fácil algo más local,  pero el maestro poco a poco nos fue indicando que hacer.

Primero  llenamos la tela de color azul brillante , gracias a una combinado de azul claro con blanco para simular un cielo muy luminoso, continuamos con unas nubes grises a las que les dimos toques blanco para hacerlas más intensas.
Llegamos a la parte del suelo y le dimos vida con un gris fuerte para semejar el cemento, todo esto suena fácil y realmente hasta ese punto parecía ser todo muy fluido.

Y entonces empezó lo verdaderamente riesgoso darle vida al Big ben, y entonces si pensé:  a temblar!!!

Bueno pues poco a poco fue surgiendo esta figura a la que le siguió un tradicional autobús Double Decker y finalmente el London Eye  símbolo de la ciudad.
Claro, no son replicas idénticas, son más bien como dijo el profesor Islas, una ilustración del paisaje londinense.
Pero la verdad es que fue una experiencia muy gratificante, todas, y si lo leyeron bien todas, logramos terminar este cuadro en tiempo récord y cada una dándole su toque personal, ya que toda obra tiene algo de su creador.

Y aquí parte de la generación Rimmel London…