Google+ Followers

martes, 31 de mayo de 2016

50 años de Manzanilla de Klorane

Pocas personas en el mundo están conformes con el color y el tipo de cabello con el que nacen: las que lo tienen lacio, quisieran tener risos (o viceversa) y las que lo tienen oscuro desearían tenerlo más claro.

 Entonces se cuestionan ¿Cómo puedo aclarar mi cabello sin dañarlo, sin usar químicos o teñirlo? ¡Qué miedo que se arruine! 

De esta necesidad, es que nació hace 50 años, la gama de Manzanilla de KLORANE, que ayuda a lograr de manera totalmente natural un aclarado bonito y luminoso, obteniendo así un tono más claro con más brillo.

Esta gama de Manzanilla aporta reflejos dorados al cabello, es ideal para aclarar y proporcionar brillo al cabello rubio natural, pero también, para conseguir un tono más claro en el cabello castaño.

De hecho, el ritual capilar de este línea ayudará a las personas que tienen el cabello oscuro, a conseguir unos tonos caramelo, que pueden ir de los dorados a los cobrizos, efectos que están muy de moda y son muy versátiles.
Estos reflejos logrados se verán muy naturales, aportando volumen, luz y brillo al cabello.

La gama actual se forma de: shampoo, un acondicionador, y la novedad del
2016: el spray aclarador de Manzanilla y Miel.

Este último es respetuoso del cabello, sin activo decolorante, el spray proporciona luz al cabello rubio y castaño.

Ultra natural y controlado, el aclarado se intensifica progresivamente a lo largo de las aplicaciones.

TIPS DE APLICACIÓN DE Caroline Bufalini

Para un look de aclarado total:
Roseamos toda la cabeza impregnando muy bien el cabello, sin disolver. Después lo peinamos o cepillamos (según lo que acostumbre), para distribuir correctamente el producto.
Para un efecto californiano
Hacemos dos coletas ajustando el largo con la liga de acuerdo con la altura a partir de la cual deseamos aclarar y aplicamos el producto hasta la punta ingresando al interior de la coleta. La cepillamos bien para distribuir el producto.
Para un efecto de luces:
Aplicamos el producto en las dos mechas que rodean el rostro. Después, lo hacemos en toda la cabeza tomando algunas mechas con espacios de 2 a 3 centímetros así como algunas otras en el interior y en aquellas situadas justo detrás de las orejas.
Importante: la aplicación debe realizarse adecuadamente desde la raíz hasta la punta. Peinamos o cepillamos (según lo que acostumbre), para distribuir muy
bien el producto.
Sígueme en @irmadelolmo