Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2016

La historia de Baby Tous

Les voy a contar un secreto, pocos seres humanos saben: todos los osos tenemos un sueño que no revelamos a nadie.

Mi anhelo es muy especial: siempre quise ser un perfume. No cualquier perfume, no, no, yo quería ser uno que fuera tierno y con estilo a la vez.

Cariñoso, pero no ñoño. Y mimoso, muy mimoso. Como yo. Quería ser una fragancia que fuera fresca y alegre, como la luz de las mañanas de primavera, y a la vez, cálida y confortable, como el abrazo de mamá.

Un perfume que fuera un pequeño lujo, pero también algo para disfrutar varias veces al día, para darle un toque único y diferente a cada momento.

Y quería, con anhelo y con locura, ser el perfume más especial de mi casa, Tous, el perfume reservado para lo más querido.

Porque  -se lo confieso – soy un oso con sentimientos… Cerré los ojos y me imaginé cayendo gota a gota, acariciando una piel, dejando mis notas y mi aroma sobre ella. 

Entonces, me di cuenta y lo vi claro: sólo podía ser un perfume para bebés. ¡No podía estar en mejor compañía!

Mi aroma es jugoso y fresco, dulce y suave. Dicen de mí que soy “Floral Almizclado”. No sé si eso me describe, pero sé que huelo muy, muy bien.

A limpio, como cuando los bebés salen del baño, pero también cálido, como el olor de la piel de su nuca. Nada más descubrirme, huelo a bergamota, mandarina y neroli, fresco y ligero.

Después, desprendo aromas de frutas y flores. Un toque de pera, otro de manzana, un aire de flor de naranjo y un poquito de la suavidad de la rosa.

Al final, queda sobre la piel un delicadísimo recuerdo de madera de cedro, almizcle y petit grain, que le dan suavidad y hacen redondo mi aroma.

Me cuentan que me han hecho a la medida de la piel del bebé, un Eau de Cologne lleno de ternura. ¡Soy todo mimos!

Dicen también que gracias a mí se han unido por primera vez dos casas perfumistas diferentes, ¡y eso debe ser bueno! Me crearon, mano a mano, Shyamala Maisondieu, de Givaudan, y Michel Girard, de Quest.

Cuentan que estuvieron trabajando mucho y jugando con todo tipo de ideas para reflejar mi carácter: tierno, cariñoso, y un poquito sentimental.
Mi foto Creo que ya he comentado que soy un oso coqueto, ¿verdad? Así que le di mucha importancia a mi foto, porque quería salir guapo.

¡Y es que me han dicho que a lo mejor salgo en las revistas! Por eso he querido aparecer con mi gorrito de dormir, que me favorece mucho, y arropado por mi color favorito, el aguamarina. ¡Porque soy una joya!

Sígueme @irmadelolmo