Google+ Followers

sábado, 16 de agosto de 2014

Coco Noir, el extracto

Desde que era niña, cuando se hablaba de un extracto de perfume, era como hablar de una joya, una especie de seducción olfativa que tenía tal concentración que solo se requerían de unas cuantas gotas en partes estratégicas del cuerpo para lograr una estela aromática impresionante.

Conforme fui creciendo se fueron volviendo más lejanas estas presentaciones de aromas, empecé a usar Eau de parfum y Eau de toilette, sobretodo porque los aromas que me rodearon no eran tan agradables como los de mi infancia.

Por ello hablar de un nuevo extracto en este 2014 me llena de alegría, me remonta a tiempos muy felices e imborrables.

Y supongo que la marca Chanel tiene algún antecedente similar porque en un mercado donde reinan las versiones más ligeras de los perfumes, lanza un extracto, el de Coco Noir.

Esta presentación está formulada por materias más sofisticadas que el perfume, como debe ser, digo yo, para poder diferenciar su valor y su concentración.

Con este extracto de flores, se da vida un perfume negro de deseos muy íntimos.

Se percibe cada nota en su forma más preciosa, pero en conjunto brinda una gran intensidad. Los absolutos de  Rosa de Mayo y de Jazmín, nacidos de los suspiros de la sombra, exaltan su sinfonía.

Las hojas de Geranio rosat de Grasse resalta su elegancia y gracias a la vainilla y la voluptuosidad del sándalo.

El Extracto sigue  el recorrido perfumado del deseo: bajo el cabello o en las curvas del escote, en los recovecos minúsculos donde el perfume se respira a oscuras.


Se puede decir más de un extracto.

Sígueme en @irmadelolmo