Google+ Followers

viernes, 16 de mayo de 2014

Creando una fragancia: Orianité

Una fragancia nueva siempre representa una sorpresa agradable o incomoda, porque hay aromas que nos atrapan desde el primer momento y otros mas, que no sabe uno qué hacer. 

Por ello cuando recibí Orianité sentí una gran curiosidad, ya que no solo era un perfume nuevo, sino venía en una presentación por demás atractiva, una caja negra con lados transparentes e iluminada.

Fue una odisea abrirla la caja, pero al oler la fragancia me encanto y entonces, quise saber más de su creación por lo que entreviste a: Ana María Urrea, Gerente de la División de perfumería de Firmenich, quien ideo esta hermosa esencia de L’Ebel.

Urrea nos comenta que esta   fragancia busca transmitir lujo, glamour, belleza, elegancia y frescura, y yo que la tengo, puedo comentarles que es muy acertada esa proyección.

Su envase cuenta con luz y belleza  que inspiran fascinación. Al verla, deslumbra y al sentirla, seduce.

La especialista indica que Orianité es una fragancia elegante que, como el oro, emana brillo e ilumina todo lo que está a su alrededor. Es por eso que es un perfume de oro, una joya para la piel.

El aroma es Oriental Vanilla Ambar,  posee un espíritu propio, cuya dulzura, perdurabilidad y finura,  se percibe al aplicarse sobre la epidermis.

Sigueme en @irmadelolmo