Google+ Followers

jueves, 1 de mayo de 2014

Cinco secretos de Chanel No. 5



Pocos aromas han trascendido en el tiempo y se han mantenido vigentes como Chanel No.5 creado por Mademoiselle  Gabrielle en el año de 1921.

Setenta y tres años después sigue siendo uno de los mas comprados en el mundo y esto se debe a sus cinco secretos, que lo hacen fácil de recordar y difícil de olvidar.

1.    El principal, es que es un perfume atemporal, que a pesar de haber sido creado a principios de siglo mantiene en la actualidad un aroma moderno, gracias a la combinación de una estela fabulosa que resalta y fortalece la femineidad de la mujer, envolviéndola pero sin cubrirla. 

Resaltando en nosotras lo más llamativo y atractivo,  al entrar en contacto con nuestra piel, este aroma irrepetible.


2.       Otro de sus secretos, son las materias primas que lo forman, excepcionales y reunidas por un experto de aquella época, como era Ernest Beaux, antiguo perfumista de la corte del Zar y quien centra en el aroma dos flores básicas en toda creación femenina la rosa y el jazmín.

 La primera solo florece tres semanas durante el mes de mayo y la segunda tiene un equilibrio floral que da una vibración intima a la mujer que perfume. 

3.       Su elaboración cuidada al detalle, ha hecho que en el caso de la Rosa, que la empresa Chanel haya iniciado el cultivo de la misma y con respecto al jazmín ha realizado asociaciones con productores locales para garantizar su abastecimiento. 

Ya que hay que comentar que se requiere de una tonelada y media de la cualquiera de estas flores para obtener un kilo y medio de extracto olfativo.

4.       Su cuarto secreto es una historia fabulosa  que se remonta al primer momento en que se unen ámbitos, la moda y la perfumería, siendo el primer perfume de diseñador. Y por otro lado la fragancia suma una serie de datos numéricos que la hacen una creación mística. 

Fue la quinta prueba que se mostró a Mademoiselle Gabriella, coincidía con su número de suerte y su signo que era Leo el quinto del  zodiaco. Y por si esto fuera poco formaba un nombre de fragancia, que no requería traducción y en todo el mundo se podía leer igual.

5.       Y finalmente una composición visionaria que se basa en 80 componentes que rodean la rosa y el jazmín, realzados por los aldehídos utilizados por primera vez en una esencia.

 Los aldehídos le dieron a este aroma volumen, brillo y perdurabilidad en el tiempo.