Google+ Followers

miércoles, 10 de julio de 2013

Higiene íntima y ejercicio



Nadie puede negar los beneficios que el ejercicio brinda, ya sea a través de caminatas o rutinas  en el gimnasio, para mantenerse en forma y saludables a través de la actividad física.

Para nosotras las mujeres esta actividad es muchas veces sinónimo de ropa ajustada, que permite una mayor movilidad.

Sin embargo en muchas ocasiones, debido a las miles de actividades diarias, muchas mujeres se quedan con dicho atuendo después de ejercitarse, para ahorrar tiempo.

Y esta es una de las peores costumbres que se pueden tener, para la salud íntimaya, de acuerdo a la gineco-obstetra Angélica Illescas.

Ya que esto ocasiona que se  desarrollen bacterias y hongos en la zona vulvar, que puede desembocar en infecciones recurrentes.

Para evitar esta situación, la especialista brinda algunas recomendaciones para preservar la salud de esta zona al ejercitarte:

Optar por ropa de algodón. Esta fibra natural permite el paso de aire, es decir, le da a la piel la posibilidad de respirar, por eso es preferible usar pantaletas que en su totalidad sean de algodón y no sólo el puente de las mismas.

Preferir prendas holgadas. Aunque al momento de ejercitarse es más cómodo usar ropa ajustada que no estorbe al movimiento, es importante considerar que normalmente la vestimenta deportiva está hecha a base de lycra o fibras sintéticas que favorecen el calor y la humedad.

Evita el uso de tangas. El constante roce de esta prenda puede llegar a irritar la vulva de forma considerable, provocando comezón e incluso rozaduras.

No mantener la ropa húmeda sobre la piel, lo recomendable es cambiarse y si es posible, lavarse en forma inmediata, ya que la humedad es un ambiente propicio para el desarrollo de bacterias y hongos.