Google+ Followers

jueves, 14 de febrero de 2013

El Rojo símbolo de pasiones



Este 14 de Febrero nos recuerda la pasión y el amor que tenemos ampliamente identificado con el color rojo, el más intenso de los tonos cálidos, que se ha demostrado científicamente, estimula la presión sanguínea y las emociones.

El rojo y las emociones


Desde tiempos del Antiguo Egipto, este color se relacionaba con la vida y la victoria, era sinónimo de furia y fuego, y si alguien en ese pueblo se le consideraba con el corazón rojo significaba que sus acciones eran arrebatas.

No es coincidencia que el rojo simbolice la celebración de San Valentín, ya que personifica la pasión desbordada, el erotismo y la sexualidad. 

Tiene el poder de influir sobre el humor y los impulsos humanos e incluso se le considera capaz de producir calor.

Desde el punto de vista mágico el rojo es un estimulante de los deseos y en algunos rituales para el amor se utilizan velas de este tono.


¿El rojo y la pasión?

Existe la teoría de que la celebración de San Valentín tiene su origen en ritos paganos, relacionados con fiestas de tipo sexual, en la antigua Roma.

La festividad se realizaba el 14 de febrero y se le llamaba Lupercalia o día del lobo y era el tiempo sagrado de los sacerdotes romanos que adoraban a la Diosa Juno de la fertilidad. 

Era una fecha propicia para el encuentro sexual.

En esta gala se realizaba la elección de la pareja, a través de notas con los nombre de las mujeres disponibles. 

Los nombres se guardaban en cajas, que los hombres romanos elegían al azar, formándose así las uniones, de ahí la costumbre de las tarjetas o notas de amor.

Uno de los símbolos básicos de la fiesta eran los corazones rojos, porque se realizaban sacrificios de animales y la sangre era portada por los sacerdotes de la festividad. 

Y aún cuando la forma de este corazón no tiene nada que ver con el real, era una representación de la matriz femenina que iba a ser fecundada.

Sígueme en @irmadelolmo