Google+ Followers

lunes, 28 de enero de 2013

Cils d’Enfer la máscara de Guerlain



Todos los días nos aplicamos primer, sombras y delineador en los párpados para dejar unos ojos impactantes, pero el broche de oro de este arreglo es la máscara de pestañas que debe lograr tres cosas, volumen, rizo y densidad.

Esto desde luego para lograr una mirada seductora, ya que aun con la mejor  técnica de aplicación de color, el punto culminante son las pestañas, para proyectar mirada despierta, fresca y desde luego muy, pero muy atrayente.

Con este fin la marca de maquillaje de lujo Guerlain reinventa este accesorio indispensable.  El nombre de esta maravilla es  Cils d’Enfer, que deja unas pestañas llenas de vida y color. Su textura es suave y flexible, con una aplicación muy cómoda.


Su dosis medida hace que pasada tras pasada se consiga el volumen ideal para el momento del día que se esté viviendo, dando como resultado vellos curveados y llamativos, gracias a tres polímeros. 

El primero envuelve las pestañas con aceites que dan volumen. El segundo deposita ceras flexibles que acondicionan y  suavizan las pestañas para darles la forma deseada. Y el tercero se adhiera al filamento para fijar la curva.

Al término de este proceso,  el pigmento negro brillante, deja color en la pestaña realzándola.

Para lograr esta acción la máscara cuenta con un cepillo redondo que acaricia cada vellito, dándole espesor y alargamiento;  sus fibras huecas reparten la cantidad justa de producto en cada aplicación.



Su ingeniosa disposición entrecruzada separa delicadamente las pestañas y evita los grumos, gracias a un corte biselado de múltiples facetas,  el aplicador doma las pestañas y las riza a la perfección.

El envase, lo hace un complemento ideal, por su tamaño compacto que se puede llevar fácilmente en la bolsa.

Sígueme en @irmadelolmo